You are here

Cultivando Libertad en el Hogar

Enviar correo.

Escrito por Skyler J. Collins en Septiembre 2013. Traducido por Julieta P. Collins, del original en Inglés, que se encuentra aquí. Obras publicadas de Julieta se puede encontrar aquí.

Creo que el mayor impacto que los voluntaristas pueden hacer es dentro de las paredes de nuestros hogares, entre las relaciones con nuestros cónyuges e hijos. Podríamos ser abrumadoramente pocos en número en la sociedad más grande, pero en el hogar tenemos una voz real y nuestras acciones tienen consecuencias reales. Si realmente valoramos la libertad, entonces debemos educar a nuestros hijos en la libertad. Cultivando la libertad en el hogar requiere que respetemos la autopropiedad de nuestros hijos, abolir la agresión de los padres, y asegurarnos de que nuestros niños no desarrollen una mentalidad cerrada, que sea el resultado habitual de un adoctrinamiento.

Cultivando Autopropiedad

Sin embargo se llega a la autopropiedad, lo importante es que todo el mundo entienda que sus cuerpos les pertenecen. Ellos son sus propios amos. Toda persona tiene derecho a decidir por sí mismos lo que entra en o que se pone sobre sus cuerpos. A los niños se les debe enseñar la autopropiedad por dos razones : 1) para que sepan cuándo están siendo violados sus derechos, y 2) para que sepan cuándo están violando los derechos de los demás. Algunas maneras de cultivar la autopropiedad de los niños es permitir que sus hijos decidan qué, cuándo y cuánto comer, qué y cuánto ropa usar, cuándo y dónde ir a dormir, qué, cuándo, y dónde aprender lo que es más importante y el significativo para ellos en un momento dado, y que van a asociarse en un nivel de afecto de su propia elección. En otras palabras, dar a los niños las mismas oportunidades de tomar decisiones por sí mismos como usted da a sus compañeros adultos. Si hacen una mala elección y se encuentran con hambre y sin la oportunidad de comer, con frío sin una oportunidad para entrar en calor, o cansado y sin la oportunidad de dormir, van a aprender una lección más importante. Ellos sabrán que la elección era de ellos, sus circunstancias estaban en gran parte bajo su control, y que la calidad de su vida está bajo su determinación.

Cultivando No Agresión

Cuando los padres hacen tipos de opciones enumeradas anteriormente para sus hijos, el mensaje recibido es que la voluntad del padre prevalece sobre la voluntad del niño. Y cuando el niño recibe este mensaje se va someter bien y creer que, efectivamente, la voluntad de alguien más triunfo ante su voluntad, o se resistirá a esta violación evidente de sus derechos a la consternación y probablemente la represalia agresiva por parte de sus padres. En el primer caso, se le enseña al niño que él no se posee a sí mismo, que no es dueño de sí mismo, y en este último se le ha enseñado que otro tiene el derecho de iniciar la agresión contra el. Y si alguien tiene el derecho de iniciar la agresión contra el, quizás vendrá un día en que él tendrá el derecho de iniciar la agresión contra otra persona. En lugar de creer que nunca tendrá un derecho de iniciar la agresión contra los demás, en lugar de eso cree que lo hará. Debido a la agresión que se inició contra él que tuvo éxito debido a que tuvo menos poder que sus padres, él cree que tener más poder le da a uno el derecho de iniciar la agresión contra los demás. Él nunca podrá ejercer ese “derecho” contra otro adulto, pero es casi seguro que lo hará en contra de sus hijos menos poderosos. Y así el ciclo de la agresión continúa a expensas de sus hijos, así como las perspectivas de adhesión a la no agresión en la sociedad más amplia. Punto más grande, deje que sus hijos tomen sus propias decisiones y cuando cometen errores, encuentre maneras de disciplinar con amor y razón en lugar de miedo y violencia.

Cultivando una Mentalidad Abierta

Tener un cuerpo libre de la agresión de los demás es tan importante como tener una mente libre. Los padres tienen una influencia increíble sobre lo que sus hijos piensan y creen. Cuando un padre le dice a su hijo un “hecho”, lo van a aceptar en virtud de la creencia de que sus padres nunca les mentirian. Los niños creen fácilmente en tales mitos claros como Santa Claus, el conejo de Pascua, y el hada de los dientes. En algún momento de su desarrollo mental ellos son menos fáciles de engañar y sus padres deciden “dejarlos entrar en él.” La mayoría de los niños perdonan fácilmente a sus padres por haber mentido, porque se les enseña que es necesario y útil con el fin de producir un “buen comportamiento”, pero algunos se hacen añicos por las revelaciones de que no sólo Santa Claus y el resto no son reales, sino también que sus padres se los hicieron creer. Estos mitos son granos pequeños en comparación con los mitos que sus padres realmente creen. Cierto o no, cuando los niños son adoctrinados para creer ciertas ideas y conceptos, que incluyen la dependencia de las figuras con autoridad que ellos mismos son seres humanos falibles, su vida se vendrá abajo en el momento en que se ven obligados por la evidencia y la razón para aceptar algo aparentemente contradictorio a sus antiguas creencias. Una figura de autoridad que actúe contra la doctrina y la tradición, o un momento en la historia contada de manera diferente que la versión oficial puede crear sentimientos de traición y resentimiento bajo la creencia de que eran previamente mentidos o engañados. Este tipo de cosas sucede todo el tiempo dentro y fuera de, por ejemplo, la religión. En cambio, los niños se les debe enseñar que no importa lo que ellos, sus padres, o cualquier otra persona cree, no puede ser verdad. La comprensión de las razones de las creencias que uno sostiene son tan importantes como la comprensión de que nadie tiene todas las respuestas y que todo el mundo tiene sólo una cantidad de información limitada por la cual juzgar la veracidad de algo. Todos vivimos y aprendemos, y todos debemos llegar a un acuerdo con la realidad cambiante que nos rodea. La investigación libre y honesta retroalimentación crean mentes libres y la apertura de espíritu, los cuales son necesarios para proteger a nuestros hijos y a nosotros mismos de los diseños de los demás, menos honorables.

Consideraciones Finales

Tan importante como lo es para cada uno de nosotros llegar a un entendimiento y práctica de los principios de libertad, que es igual de importante para nosotros cultivar la libertad dentro de las paredes de nuestros hogares, entre las relaciones que tenemos con nuestros cónyuges e hijos. Nuestros niños tienen necesidades reales de tener su autopropiedad respetada y ser disciplinado con el amor y la razón en lugar de miedo y violencia. Asimismo, tienen una necesidad real que se le permitiera explorar el mundo que les rodea, mientras se abre la probabilidad de que lo que creen es verdad ahora podría no ser cierto después. Autopropiedad, no agresión, y la apertura de espíritu son tan valiosas como un conjunto de herramientas para la sociedad como lo son para los padres. Si usted realmente quiere lograr una sociedad libre, debe iniciar cultivando una sociedad libre en su hogar.


El Contenido Mas Seleccionado en Español:

Liked it? Support this author on Patreon!

Written by 

Founder and editor of Everything-Voluntary.com, Skyler is a husband and unschooling father of three beautiful children. His writings include the column series "One Voluntaryist's Perspective" and "One Improved Unit", and blog series "Two Cents" and "Items of Note". Skyler also wrote the books No Hitting! and Toward a Free Society, and edited the books Everything Voluntary and Unschooling Dads.

check out these other posts by the author:

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz